SumpaVive 2012: Freddy Ayala Plazarte

Imagen

 

Aláquez, 1983. Poeta, ensayista, docente universitario. Ha publicado los libros de poesía; Zaratana (2007); Kamastro de Matuta (2010); Mi padre en las rieles de Sumpa (2011). Con un manuscrito en el horizonte (CCE-Ambato, 2011) tras obtener el II Premio en la Bienal Nacional de Poesía “Juegos Florales”. Nomenclatura del Internado (Editorial Mar Abierto-Manta, Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, 2012). La serie poética denominada El Otro espejo de Quito en torno a una exposición de grabados del Quito colonial (CCE, 2011). Ha publicado los ensayos: La metálica luminosa y Una correspondencia a la memoria acerca de la vanguardia del poeta Hugo Mayo. Ha realizado el estudio, selección y recopilación del libro; Premonición a las puertas Reciente poesía ecuatoriana, que agrupa 17 autores jóvenes ecuatorianos (Universidad Central del Ecuador, 2012). Ha participado en encuentros nacionales e internacionales de poesía como el Encuentro de jóvenes escritores de América Latina y el Caribe, Feria Internacional del Libro, La Habana, 2012; 16 Festival Internacional de Poesía, La Habana-Cuba, 2012. 

 

-o-

…EN EL ABRAZO MÁS ANTIGUO DE AMÉRICA

 

 

I.

 

Y fue Santa Elena un lugar de los puntos equinocciales

una tierra a contraluz del cielo

donde se pudo divisar el extenso

                                               pelaje de otros habitantes 

 

 

Y acaso el pie      

                (entre paréntesis cósmicos)

                               acudiendo hacia la madrugada

                                               a pellizcar montañas  

                                el sol jeroglífico de horizontes 

edificando su refugio en un dije de piedras

 

                                     

 

Santa Elena     

el cuaderno de aves

un abrigo para los  mastodontes 

       donde  fósiles del megaterio

                               guardaron absoluta memoria

 

y desde sus mares 

                estelas de peces 

                               calcinaron un hambriento solsticio  

 

 

Santa Elena

el punto cerámico de las Vegas

habría estado durmiendo 

                               bajo el silencio de la península 

                                               en el pasado de los Sumpa 

 

               

aquellos primigenios

                habrían ido a sepultar las dudas de lo inerte en rocas  

                                 ya sin el hueso de sus edades

                cerca del océano

descansando en la orfandad del agua

 a veces olvidando sus miradas en el destiempo  

               

 

Y hacia Sumpa quisieron ir los primordiales

a amalgamar el fuego 

cazadores de la luz orogenia 

                   un escenario para quebrantar sus uñas

                                                               con la madera 

                               y ellos envejeciéndose cada tarde

                               preguntando a la costumbre

por no perder la forma de sus cejas      

 

 

Sumpa

la medianoche de los siglos

donde el spondylus silenciosamente

                               tejía su evanescencia   

                                               para el ancestro 

 

Sumpa el antiguo 

                               rito de las voces

                                               la conexión de las sombras

                               donde los gestos hablaron por el misterio

donde la piedra escribió el retorno 

 

                                       

 

Y ahí

se habrían reunido dos seres

a edificar en sus rostros las partituras de la noche y el día

 

Amantes de Sumpa   

recuerdo cuando veo a dos fósiles abrazados

                               cuando pienso en la matemática de un instante

                                               aquel segundo de infinita memoria   

 

 

y sus huesos asilados en la ceniza del paleoindio  

juntados para la eternidad de ser amantes

                vencidos por el alfilerazo de ochomildígitos

                                                               acostados ya en comunión     

 

 

Y habrían quedado sus pisadas en el mármol de la arena

desorbitando el claroscuro de sus huellas  

                                               artesanos en la menguante despedida

 mientras una gaviota

                               impretérita de los puntos cardinales

 

                Y ya sin mirarse  

                               sin la imagen de su ojos  

                                               atraídos hacia el hospicio

                               sujetos entre sus doscientasochopartes 

escenificando la ausencia del tiempo 

únicamente la espiga de una palabra 

en el vacío de sus voces  

 

 

Sondosquienes

estuvieron acostados sobre el barro

                atrás ya del fuego fractal 

                               en constante diálogo con el olvido

                                               ofrendando su memoria a la Vía Láctea

 

                                                               Y cada vez más cercanos al pasado

                                               a la esencial careta de los astros 

                               ocultando oraciones del mar en el párpado

unidas sus cabezas hasta quedar sin la pulsión de canas 

 

 

Habitantes de un país ecuatorial

                de tridimensionales equinoccios

                                                               de piramidales horas

                                                                              de cerámicos espejos

                                                                en la fecunda alineación de los montes

donde el páramo

ha sido testigo de una mazorca         

                con manuscritos que guardan la vejez en ambulantes 

                donde las manos   

                               han santificado la infancia de trenzas 

de amuletos que duermen en el esternón de los ausentes

y estrellas de obsidiana  

                               donde el hombre

cosechó los garabatos del sol  

                               donde una mujer acarició las edades de un antepasado     

 

 

Amantes de Sumpa  

porque estuvieron ahí

en la numeración de algún calendario

                               disecando con sus rostros la cuántica del amor

                               enterrados bajo la ceremonia de piedras

                                               donde la osa mayor consteló el inframundo  

 

Y su paleolítica angustia

                                               manchada ya de silencio

                               cubiertos por la arqueológica sombra de la luna

empoderaron su alquimia en algún capítulo del éxodo

 

                                                                              …Y así vivían los cuerpos 

 

Mi padre en las rieles de Sumpa (2011)

Anuncios

Acerca de poe88

[Santa Rosa - Salinas. Santa Elena, 1988] Poeta y promotor cultural. Ha publicado en poesía “Sueños Inconstantes” (Santa Elena, 2010), “Ángeles Sodomizados [Grilla del Éxodo]” (Jaguar Editorial) y el trabajo antológico “Voces en el naufragio” (Edición C.C.E, Núcleo Santa Elena, 2012) donde reúne los rostros del I y II Festival Internacional de Poesía SumpaVive del cual es organizador. Coordina además el Encuentro Nacional de Poesía Joven Marejada, entre otros eventos culturales que se despliegan dentro de la provincia de Santa Elena.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s